Global Staffing Outsourcing Maquila de Nómina EyeDetect

¿Qué sabes del coworking?

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En los últimos años, las modalidades de trabajo han ido cambiando gracias a los avances de la tecnología y las nuevas formas de trabajo colaborativo que se han ido desarrollando; ahora ya no sólo se trata de acudir a una oficina todos los días y esperar a que un jefe de instrucciones. Cada vez hay más jóvenes (y no tanto) que deciden liberarse de este sistema acostumbrado por años y deciden iniciar su propio negocio o incluso trabajar sólo con proyectos que les acomoden o gusten. Pero ¿realmente cómo se organizan estos nuevos emprendedores?

Los espacios de coworking son aquellos en donde varias personas trabajan en armonía, puede que cada quien en un proyecto individual y propio, o al lado de colegas con los cuales están desarrollando una idea. No necesariamente son trabajos parecidos o personas que se dedican a lo mismo, pero aún así el espacio permite que varias ideas confluyan en un mismo espacio. Y esto es beneficioso para todos los presentes. Enseguida te dejamos datos curiosos que probablemente no sabías de esta modalidad:

Nació de un concepto:

Brad Neuberg creo el primer espacio de coworking en 2005 basándose en el concepto de 1999 acuñado por Bernie Dekovenen.

Ayuda a intercambiar ideas:

Esta es la base del emprendimiento, pues el coworking no se trata sólo de compartir el mismo espacio físico, sino de que todos los que estén en la misma oficina puedan aportar ideas que ayuden a los demás. De aquí es de donde nacen nuevos proyectos.

Reduce costos:

Si se trabaja individualmente muchas veces es difícil poder costear una oficina o despacho en forma, y si se hace desde casa es más fácil distraerse o no completar los objetivos del día; cuando entre muchas personas se renta un espacio de trabajo, no sólo es un ahorro, sino también se encuentra la motivación necesaria para terminar el trabajo y entregarlo a tiempo.

Tiempo libre:

Esta forma de trabajar te da la oportunidad de establecer tus propios horarios, por lo que se puede acomodar a las necesidades de cada quien. Al tener este tipo de libertad, el manejo de tiempo es suficiente y por lo tanto es probable que los niveles de estrés bajen. Lo que eleva la calidad de vida.

Todos los pueden ocupar:

Este tipo de espacios no está solamente destinado a freelancers o emprendedores en sus inicios, las empresas bien establecidas también pueden ocuparlos para establecerse en puntos distintos a su ciudad de origen o para trabajar temporalmente con otras compañías. Esto también ahorra costos y genera productividad.

 

El artículo original lo encuentras aquí.