Global Staffing Outsourcing Maquila de Nómina EyeDetect

¿Qué afecta realmente tu rendimiento laboral?

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Hasta hace unos años, las empresas consideraban de vital importancia su capital y vanguardismo para lograr el éxito de las mismas. Dejando así, de un lado la motivación y comodidad de los empleados.

Y a pesar de que esto ha dado un giro para beneficiar más al factor humano, ya que es ahí donde se encuentra el valor más preciado para una empresa, el déficit en la motivación de los trabajadores, problemas organizativos o un clima laboral no tan amigable puede llegar a impedir el bienestar y la felicidad de los empleados, lo que repercute en los resultados de la empresa de una manera directa y a su vez descender la rentabilidad y productividad.

Cabe destacar que existen factores externos o directamente relacionados con la organización de la empresa, sus prioridades o su mayor o menor concienciación e identificación con sus empleados, y circunstancias externas a la empresa que también afectan al rendimiento laboral.

Hablando específicamente de los factores internos que puedan ocasionar una mala imagen de la empresa se encuentran los siguientes:

  1. Mala organización | Muchas empresas fallan en la planificación y organización de sus empleados, normalmente no de forma global pero sí en detalles que acaban incidiendo negativamente en el conjunto. Organizar las reuniones o equipos de trabajo a horas inapropiadas y con formatos o asistentes inadecuados, asignación de tareas mal planteadas que llevan a la sobrecarga de trabajo o la ausencia de una buena política de mejora continua constituyen los ejemplos más claros o frecuentes.
  2. Sin motivación | En muchas ocasiones las empresas creen que una motivación para el empleado cae en únicamente subir el sueldo, sin embargo va más allá de eso, pues puede significar la falta de tacto o de capacidad de la dirección a la hora de reconocer abiertamente sus logros, definir y comunicar objetivos, asignar indebidamente puestos o funciones entre otras.
  3. Restar importancia al bienestar o salud de los empleados | Aunque no lo parezca este factor es la principal causa de la falta de competitividad y productividad de muchas empresas. Si se otorgan revisiones médicas completas, asesoramientos especializados y una gestión adecuada de los riesgos y enfermedades laborales, las bajas médicas disminuyen drásticamente y aumenta la capacidad de los empleados.
  4. Cuidar los factores ambientales e higiénicos | Si existe un puesto de trabajo con iluminación deficiente, ruido excesivo, una mala calidad de aire o la ausencia de un espacio donde poder tomar un break y tomar café y/o agua de calidad, genera un gran descontento y potencializa el estrés.

Sin dejar a un lado aquellos factores externos que puedan repercutir en el rendimiento, existen situaciones como conflictos familiares y personales del empleado, enfermedades físicas o mentales, insomnio o depresión que son problemas ajenos a la empresa, que si bien, no significa que la empresa no pueda realizar algún tipo de intervención.

Una empresa que se preocupa por sus empleados puede detectar estos problemas y ofrecerles ayuda a través de algún profesional como un psicólogo o un trabajador social. Otra solución temporal que puede obtener a corto plazo es optar por un traslado momentáneo a un puesto o destino más tranquilo o de menor responsabilidad hasta que mejoren sus circunstancias personales.

En Grupo C&H tenemos como propósito contribuir al incremento de la productividad, rentabilidad y efectividad de las empresas de nuestros clientes haciéndonos cargo de todas aquellas tareas relacionadas con la administración de su personal.

Llámanos, nosotros te podemos ayudar a llevar una vida saludable en el trabajo: 01 800 836 6899.