Global Staffing Outsourcing Maquila de Nómina EyeDetect

Lo que aprendimos de los 3 peores errores en negocios del 2016

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El cometer errores en los negocios es prácticamente inevitable, lo importante es lo que se saca de cada uno de ellos y cómo se pueden aprovechar para hacer crecer a la empresa. El 2016 fue un largo camino para todas las empresas globales y los productos nuevos que lanzaban o las decisiones que tomaban para su desempeño; y así como hubo grandes aciertos, también hubo bastantes errores.

Es por esto, que hoy te dejamos lo que aprendimos de los 3 peores errores de negocios en el 2016 y cómo estos han ayudado a sus compañías a mejorar en muchos sentidos.

 

El desastre del Samsung Galaxy 7

Después de apresurarse por lanzar su nuevo teléfono estrella, la compañía de aparatos electrónicos se vio llena clientes cuyos teléfonos Galaxy 7 se habían prendido en llamas por problemas en su sistema. Esto le costó a Samsung aproximadamente 17 mil millones de dólares. ¿Qué aprendimos? Es mejor sacar al mercado un producto bien hecho a pesar de que tome un poco más de tiempo, a hacerlo con prisa y con consecuencias que cuesten más que la inversión inicial.

El error de Coca-cola

Después de quererle desear a sus clientes por todo el mundo un feliz inicio de año, la famosa empresa tuvo que disculparse con el país de Rusia por no haber incluido en el mapa de su publicidad a Crimea, que fue anexada al país en 2014. El error fue corregido y un nuevo anuncio fue lanzado pero, ¿Qué nos deja esto? Siempre hay que revisar varias veces la información que se comparte con público y clientes, pues no sabes si por un pequeño error algunas personas pueden enfadarse o dejar de tomarte en serio.

La política a nivel mundial

Si bien la política no debe tomarse como un tema a la ligera, es cierto que puede ser vista como una gran empresa compuesta de muchas partes. Y los resultados de elecciones y decisiones que se tomaron a nivel mundial son clave en esta perspectiva pues, a fin de cuentas, ésta se sostiene por “clientes” o público que espera de ella muchos frutos. Y ¿Qué nos deja todo lo que ha pasado en el mundo respecto a este tema? Que lo más importante siempre es escuchar al cliente, cuáles son sus necesidades y sugerencias, y de esto seguramente se obtendrá lo mejor para llegar a un balance que los beneficie tanto a ellos como a la empresa.

 

Puedes leer el artículo completo aquí.