Global Staffing Outsourcing Maquila de Nómina EyeDetect

Cómo consolidar tu identidad corporativa

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La identidad corporativa es un conjunto de atributos y distintivos que toda empresa posee, es decir, su personalidad, su razón de ser, su espíritu o alma. Esta identidad tiene tres pilares, los cuales deben estar alineados. Dichos pilares deben dar las respuestas a la siguientes preguntas: ¿Cómo me llamo?, ¿Cómo soy? y ¿Cómo quiero ser recordado? Para responder estas preguntas y consolidar la identidad de la empresa, es recomendable tener claros y comunicar efectivamente los siguientes aspectos:

El nombre: Es la base de todo, por lo que se debe elegir de la manera correcta. Debe ser fácil de recordar, evitar confusiones con otras empresas y transmitir el mensaje adecuado. Es de las primeras cosas que se consideran al empezar una empresa, pero pocos se detienen a cerciorarse de que en efecto pueda registrarse en el IMPI como marca. Un terrible error es tomar como nombre palabras inventadas como combinaciones de nombres. Si bien hay casos de éxito, lo mejor es no arriesgarse.

La personalidad: Depende en gran parte del giro de la empresa y el público con el que desea interactuar. Debe infundir credibilidad y empatía. La personalidad se traduce en la combinación de los elementos de identidad, uno debe preguntarse si la combinación de logo, nombre, tipo de publicidad, políticas internas  y tipo de lenguaje usado tanto para públicos externos como dentro de la empresa están transmitiendo un mismo mensaje.

Estos son los elementos de imagen o diseño a desarrollar para ayudar a definir la identidad de una empresa:

A continuación, se presentan los elementos más complejos de la identidad de una empresa, a menudo intangibles.

Ahora que sabes qué se necesita para crear una identidad corporativa, compartimos algunas razones para que consideres desarrollar una.

Trabajadores motivados: Está ampliamente comprobado que una organización con empleados motivados es mucho más productiva. Los empleados se identifican con su trabajo, con su jefatura y con la propia organización, convirtiéndose en embajadores de la marca.
 
Generación de confianza entre los públicos externos de la compañía: Expresar una identidad corporativa poderosa ayuda a generar confianza entre proveedores, instituciones gubernamentales y clientes.
 
Adaptación rápida a los cambios del entorno: Una identidad corporativa fuerte le permite a la organización adaptarse rápidamente a nuevos escenarios sin perder su esencia, contando con  miembros conscientes de los objetivos empresariales, así como de su misión y visión.