Global Staffing Outsourcing Maquila de Nómina EyeDetect

Cómo nuestra vestimenta de trabajo afecta la productividad

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La presencia de códigos de vestimenta en las empresas son relativamente comunes, en especial para aquellas con procesos industriales, una cultura corporativa relativamente rígida  o si se tiene un contacto regular con público y clientes.

Sin embargo, el número de empresas que adopta un código de vestimenta casual es mayor, proporcionando sólo algunas pautas generales a sus colaboradores. Si bien las exigencias varían dependiendo de la situación, hay empresas que se rehusan a ser más flexibles para mantener la formalidad. Pero, hay factores que hasta ahora no se habían considerado, como la productividad y el impacto en la actitud de los colaboradores.

Un estudio patrocinado por el Colegio The Masters en California concluye que el tipo de vestimenta tiene un efecto palpable sobre el desempeño en el lugar de trabajo, siendo esto tanto positivo como negativo y depende del giro de la empresa hacer un balance de lo más conveniente.

Una vestimenta casual impulsa la creatividad, pero hace difícil diferenciar entre el estado mental de descanso y de trabajo, pudiendo dificultar el concentrarse en una tarea por largos periodos de tiempo o, por el contrario, evitar que los colaboradores se sientan relajados en su tiempo libre. Por otro lado, hay quienes dicen que al sentirse más cómodos en ropa casual, los colaboradores pueden alcanzar mejores niveles de productividad.

Otro aspecto a tomar en cuenta es el tipo de clientes que tiene la empresa y la frecuencia con la que se tiene contacto con ellos. Después de todo, los colaboradores son la cara de la empresa y se debe cuidar la congruencia de imagen.

Finalmente, es importante considerar qué pautas deben proveerse, incluso con un código de vestimenta formal, que haga a los empleados sentirse cómodos e interactuar con naturalidad entre sí. Tal vez es importante evitar atuendos reveladores u obligar a las mujeres a usar falda o pantalón. Una vez más, depende del tipo de empresa y cuáles son sus metas y forma de trabajo.