Global Staffing Outsourcing Maquila de Nómina EyeDetect

5 lecciones de negocios que aprendimos de atletas olímpicos

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

A un día de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Rio 2016 consideramos pertinente reconocer el esfuerzo y disciplina de los atletas de las diferentes disciplinas que competirán las próximas dos semanas en Brasil. No todos podemos ser atletas olímpicos, pero sí podemos ponerle la misma dedicación que ellos ponen en sus entrenamientos a nuestras actividades diarias. El oro no siempre es una medalla, es alcanzar las metas, grandes o pequeñas, que nos fijamos para continuar creciendo.

La sabiduría de los atletas olímpicos as aplicable a muchos aspectos de nuestra vida. Sin embargo, en esta ocasión quisimos rescatar 5 lecciones de negocios que podemos aprender  de los deportistas seleccionados de todas partes del mundo.

  1. Practica todos los días:
    Alcanzar un nivel olímpico requiere un compromiso enorme y es este mismo compromiso el que debemos tener hacia nuestras metas de negocios. Esto no significa vivir en la oficina, sino que cada día hagamos un esfuerzo por ser personas con la capacidad de aportar valor, cuidándonos física y mentalmente, con la mentalidad de que siempre es posible mejorar superando nuestras limitaciones y aprendiendo de nuestros errores.
  2. Valora la competencia:
    La competencia es nuestro principal impulso para crecer y los atletas olímpicos lo saben. Más allá de simplemente querer superar a su competencia, los deportistas olímpicos saben admirarlos y aprender de ellos, estando conscientes de que el único rival verdadero está en sí mismos.
  3.  Cuida tu reputación: 
    Siempre hay excepciones, pero la mayoría de los atletas olímpicos están conscientes de su papel importante como representantes de su país, además de la influencia que tienen en otras personas, particularmente niños y jóvenes, como modelos a seguir. Es por esto que cuidan con esmero su reputación e imagen pública. Lo mismo pasa con las empresas, más allá del poder económico su influencia incluso a nivel ideológico en su comunidad es enorme y por lo tanto deben comportarse con responsabilidad.
  4. Forma equipos fuertes y confiables:
    Los mejores resultados no se alcanzan estando solos. Así como los atletas olímpicos forman equipos con sus entrenadores y compañeros, apoyándose en la fortaleza de unos para superar las debilidades, los directivos y colaboradores deben unirse para lograr un fin en común. El objetivo es formar equipos en los que podamos confiar ciegamente.
  5. No descuides el calentamiento
    Además del entrenamiento diario, el calentamiento justo antes de una competencia puede marcar la diferencia. Lo mismo sucede con una negociación, una junta, una presentación o cualquier evento importante. Tomarnos el tiempo de prepararnos mentalmente, investigar o desarrollar un plan es clave para asegurarnos de obtener los resultados deseados.